Cuadros | Calendario Lunar de Camposagrado
51022
page-template-default,page,page-id-51022,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland child-child-ver-1.0.0,borderland-ver-1.5.2,vertical_menu_enabled, vertical_menu_left, vertical_menu_width_290,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

Calendario Lunar de Camposagrado

calend2

Calendario Lunar de Camposagrado

Formando una especie de abanico cuyas varas las formaban hileras de 28 morrillos. En el eje una gran piedra. La dispersión del material nos impide sacar más relaciones que sin duda tenía.

Las varas del “abanico ” en su parte más ancha estaban orientada al saliente. Esto ha hecho suponer a algunos que era un templo solar y que el gran morrillo central era objeto de veneración colocado al poniente del conjunto. Por la misma idea se ha visto en la raíz etimológica de Val-SEMAN-a el significado de  Ocaso por estar al poniente del Valle y en Benllera se ha visto la raíz de SALIENTE por estar al saliente de su valle. Con ello se pretende indicar la presencia de cultos, precristianos, al sol en la zona.

Al no conocerse el círculo completo podemos especular que sus líneas marcaban la salida del sol o de la luna, que como es sabido varían a lo largo del año aproximadamente 80 grados. La inclinación de las sombras de las piedras nos indicaría en que mes estábamos pues la fila correspondiente al mes en cuestión proyectaría sombra sobre la piedra siguiente, mientras las otras fila proyectarían su sombra hacia un lado.Dentro del mes sabríamos en que día estamos porque la sombra varía su longitud a medida que avanza el mes.

 

Las piedras acabaron rodando con el monumento a Don Quijote en Sierra Morena. Primero en El Portillo, luego en La Normal, ahora en la Universidad.Nos consolamos con el argumento de que Don Quijote ayunó como método iniciático en sus empresas, que algo de religioso tiene la cosa pero son ganas de buscarle tres pies al gato.
Con más pena que gloria alguien pudo pensar que era un destino cultural, por lo tanto justificado.
Gran error pues el traslado es un atentado en sí mismo contra la cultura. Trasladarlo fue un daño irreparable pues impidió para siempre su estudio.
Para colmo lo que no pasó en siglos, quizás milenios, el monumento recibe el vandalismo, con chorreones de pintura, nariz rota, dedo roto…
El Hidalgo pensaría que esto era un entuerto y que habían sido los gigantes quienes trasladaron allí los morrillos.
En el lenguaje coloquial de hoy diremos que no eran gigantes sino enanos mentales que ni conocen ni aprecian el patrimonio de nuestra tierra, pero lo manejan como si se tratara de piezas industriales, repetibles hasta el infinito.

 

cuadrosleon.com (web no oficial) © 2015 Todos los derechos reservados • Política de Cookies • Desarrollado por DANTIA Tecnología

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.
Al aceptar entendemos que atiendes a nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR