Cuadros | Juan Díaz Porlier
51130
page-template-default,page,page-id-51130,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland child-child-ver-1.0.0,borderland-ver-1.5.2,vertical_menu_enabled, vertical_menu_left, vertical_menu_width_290,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

Juan Díaz Porlier

diazpo1

Juan Díaz Porlier General de los Ejércitos nacionales

1788-1815

Nacido en Cartagena de Indias. Combatiente en Trafalgar. Liberal. Masón. Guerrillero. Militar de alta graduación. Después de la derrota de Gamonal recibió la orden de agrupar a los dispersos por lo que organizó la montaña central de León, Palencia y Santander. Batallas en Gradefes(500 cautivos), Aguilar de Campoo(ascenso a brigadier con 21 años), Villasimpliz, Pajares(5 de Noviembre de 1811). Participó en San Marcial(ascenso a general).Otros opinan ( Díaz Andión) que nació en La Habana y que ocultaba sus orígenes porque era hijo natural.

Se rebeló contra el Absolutismo por lo que fue ahorcado en la Coruña. No aceptó que después de haber hecho la guerra por la Constitución, fuera abolida por Fernando VII y restablecida la Inquisición.

Principio de proclama que dirigió a los soldados animándoles a la rebelión, una pila de octavillas con este texto fue quemada en el patíbulo mientras era ahorcado:

SOLDADOS:Llegó el día feliz y deseado en el que después de una resolución heroica y gloriosa damos principio a quebrantar las cadenas de la esclavitud mas ominosa que han conocido los siglos……..Y si hubiese obstáculos que allanar, el valor todo lo facilita.

Opinión que tenía sobre la Junta de León, cuando estaba por estas tierras combatiendo a los franceses. Los recursos era poquísimos. La requisas eran muy frecuentes, los soldados estaban mal equipados, sin cartucheras, sin uniformes. Después de los Sucesos de Gradefes reciben con la felicitación “400 piedras de chispa y algún vestuario…” del General Mahy, su superior en Oviedo:

El Presidente de la Junta Superior de León se queja ante Porlier por escrito, sobre el comportamiento suyo, de la oficialidad y de la tropa, porque dice cogen dinero y grano sin permiso de la Autoridad legítima civil.

Porlier pasa la queja a su superior con el siguiente comentario:

“Esta Junta se halla desparramada y cada individuo quiere componer una nueva junta, continuamente nos están dando que hacer con oficios. Ahora reclaman que soltemos a uno para después darle dinero y pasarse a los franceses, como han hecho en varias ocasiones. Yo no he puesto contribuciones y sólo he sacado 10.000 ó 12.000 reales para la tropa. En todos esos pueblos los franceses les sacan el dinero y los llenan de contribuciones a esos infelices.”

“Los enemigos entran y salen de León para apoderarse de dinero…”

Boñar Octubre de 1809

Se dolía por lo tanto de la poca colaboración de la Junta y de su colaboración con el enemigo. No parece que consintiera desmanes de la tropa. Existen documentos en los que a un soldado desertor el 16 de Septiembre de 1809,se le acusa de “aver forzado a una mujer” el 22 del mismo mes y se le condena el día 27 á 50 palos por el Capitán y a 100 palos más por el comandante.

Obligó al Obispo Pedro Luis Blanco a entregarle las alhajas de la Catedral, que envió a Asturias, acabaron fundidas para moneda en la Cádiz Constitucionalista. Eran 22 cajones valorados en un millón de reales.

En esta fecha su táctica era hacer correrías por las riberas , especialmente la del Esla para mantener ocupado al Ejército francés que se dirigía a Astorga. Finalmente se replegó sobre Asturias. 

Su genio militar era indudable, se salvó de la toma de Santander abriéndose camino  entre las filas enemigas.

Allí acudió Napoleón en la segunda oleada sin comprender como podía durar tanto tiempo la resistencia de un pueblo que no quería ni a su gobierno de siempre ni a Él que venía a ilustrarlos.

Porlier lo mismo hacía correrías por tierra para requisar grano  que formaba una flota (era guardiamarina) para atacar los puertos del Cantábrico.

En el momento de la ejecución le dijo al confesor que no le levantara la voz, “una palabra vale por un sermón” y no permitió que le taparan los ojos. El verdugo rompió a llorar. Previamente fue degradado públicamente, momento en el que lloró, y vestido con una levita verde fue ajusticiado.

Dejó encargado, las características de su ataúd  y su epitafio:

 “AQUÍ  YACEN   LAS  CENIZAS  DE  D.  JUAN  PORLIER (…)  UN PATRIOTA DESGRACIADO” 

El general Lacy siguió sus pasos antiabsolutistas y en favor de la Constitución ante el retorno al Antiguo Régimen de Fernando VII..

 

cuadrosleon.com (web no oficial) © 2015 Todos los derechos reservados • Política de Cookies • Desarrollado por DANTIA Tecnología

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.
Al aceptar entendemos que atiendes a nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR